previous arrow
    next arrow
    Slider

    User Rating: 5 / 5

    Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active

    De las siete hermosas bailadoras y cantadoras que tenia el cacique en su corte, seis perecieron en el naufragio de la piragua; la que había escapado a la muerte, -bien por su involuntario retardo al entretenerse en su tocado, o porque previamente fuera advertida por el behique que sentía por ella especial predilección-, llamábase Aycayia y era de las siete la más hermosa, la que bailaba con más arte y cantaba con más dulce y melodiosa voz.

    Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive

    azurina

    Transcurrieron bastante años desde el día en que el bueno de Joseph Díaz se estableció en Jagua. El sol había curtido y tostado su rostro y el tiempo blanqueado sus cabellos; pero en contacto siempre con la madre naturaleza, ajeno a las angustias, trabajos y sinsabores que proporciona la civilización, gozaba de fuerza, salud y alegría, dispuesto siempre a ayudar con su esfuerzo y consejos a los sencillos siboneyes, y siendo por estos querido y respetado.

    Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive

    tataguaAipirí era una hermosa mestiza de Jagua prehistórica. Presumida, coqueta, parlanchina, muy dada a engalanarse con prensas de vivos colores, piedras y conchas, zarcillos y pulseras de guanín y adornarse la cabeza con flores del rojo más vivo para distinguirse de las demás mujeres y llamar la atención. ¡Qué linda era Aipirí! Esbelta, trigueña, de abundosa cabellera negra y ojos rasgados, de mirar insinuante, acariciador, provocativo.

    Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive

    marilope

    Más al Norte del bohío que según la tradición ocupaba la familia de Joseph Díaz, y ya en terrenos de Revienta Cordeles, se levanta un kiosco de cemento, construido por la bondadosa y caritativa dama cienfueguera, que tanto ama la tierra natal, la señora Teresa Rabassa, esposa del reputado comerciante y banquero Sr. José Ferrer.

    Aquel kiosco es un piadoso recuerdo. Señala el preciso lugar en que se realizó el sacrificio de Mari-Lope. ¿Qué quién era Mari-Lope?

    Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive

    pamua

    -  Eres tan llorón como Pamua.
    -  Si, es una niña preciosa, pero hija es la tan criatura, mas llorona que Pamua.
    -  Es un pechicato y un pedigüeño como Pamua.
    -  No me importunes, eres tan majadero como Pamua.
    -  Ten cuidado con Juan, es mas soplón que Pamua.

    Page 1 of 2

    Did you find the information published on this portal useful?